Lambie-Nairn

Nuevos aires para un producto de los 60’s

Para los que alcanzamos a conocer la TV en blanco y negro, vimos en directo el primer paso del hombre en la Luna o el Atari fue la puerta de entrada al mundo digital, los Sea-Monkyes significaron tal vez lo más intrigante que nos había sucedido hasta ese momento: generación de vida instantánea a partir de un sobre que contenía polvo. Los Sea-Monkyes fueron creados por un científico en 1960 y vivieron su apogeo en los 80s.

Comparamos con frecuencia lo que fue ser niño en otras décadas y lo que es serlo en estos tiempos, aparecen las diferencias de siempre: análogo vs digital, hiperconectado, independencia, conciencia medioambiental, etc., pero las diferencias no son tan profundas cuando miramos más adentro.

Esta y otras marcas vuelven a conectarse con audiencias actuales. Despiertan el interes de los niños de hoy por las mismas razones que lo hicieron ayer, simplemente son irresistibles, primero son un experimento científico, mezclado con criaturas jurásicas y para completar son mascotas, este combo seduce en cualquier década.

La categoría ha crecido y sofisticado, pero el paquete básico hará el trabajo, una pecera, agua y tres sobres de polvo mantendrán a los inquietos, digitales y autodeterminados niños de hoy, encantados, absortos y despiertos en medio de la noche, esperando a que el milagro de la vida suceda ante sus ojos. Estos bichos de corta vida son una experiencia intensa, pasajera e inolvidable.

Cuando una marca apela a un sentimiento profundo y universal como la curiosidad infantil, se mantendrá vigente sin importar tendencias o el paso del tiempo.

Larga vida a los Sea-Monkyes, Simon y Line4, entre muchos.

Screen shot 2015-04-10 at 15.43.54



comments powered by Disqus

Álvaro Carrillo

Senior Designer, Colombia

29/04/2015